Reloj

jueves, 29 de septiembre de 2016

Cuidado con la igualdad de mujer y hombre

La mujer no ha tenido protagonismo en la construcción de nuestras culturas y sociedades, o ha tenido muy poca. No se les ha dejado participar en política, no se les ha dejado participar en el mundo académico, científico o universitario hasta hace relativamente poco tiempo .Toda la construcción cultural que definen nuestras sociedades ha quedado en manos exclusivamente de los hombres. Esto ha provocado que exista un profundo machismo arraigado en nuestras sociedades, pues la percepción de las mujeres no estaba para corregirlo. Todo ha sido definido por los hombres, hasta el propio concepto de igualdad.
El cómo el machismo aparece cuando escasea la falta de participación de las mujeres, lo podemos encontrar en un ejemplo concreto en el mundo del periodismo deportivo. Un mundo, casi exclusivo de hombres donde hay muy pocas mujeres ejerciendo la profesión y en el que encontramos día a día, el nivel de machismo y casi misoginia hacia la mujer. Por ejemplo, recientemente, las deportistas olímpicas que ganaban medallas, eran menospreciadas por muchas de las portadas de la prensa deportiva en las que casi daban exclusivamente la victoria al trabajo del entrenador que las preparó. Esta gente no se ha levantado un día con el pie izquierdo y ha decidido hacer portadas machistas solo por tocar las narices a los perroflautas de Podemos. Esto responde, a una educación cultural concreta en la que han sido educados estos periodistas, y en la que la falta de participación de las mujeres en dicho gremio ha permitido que dicho machismo quede prácticamente intacto, y refleje muy bien nuestra cultura actual y los valores que promueve hacia la mujer. Ahora imaginemos este ejemplo a escala cultural y tenemos el machismo cultural, es decir, el que enseñamos a nuestros hijos e hijas.
Volviendo al tema de la igualdad, para mi que las mujeres busquen la igualdad, implica que estas se definan por los criterios que los hombres han definido culturalmente para ese término. Es evidente que los hombres y las mujeres no somos iguales; tenemos inquietudes distintas, formas de ver el mundo distintas y eso es para mi lo que nos hace hermosos. Sospecho que si las mujeres buscan esa igualdad se tenderá a ignorar las particularidades propias de su género y a considerarlas incluso negativas para conseguir dicha igualdad. La mujer podría quedar definida dentro de esa igualdad por criterios masculinos.
La mujer quedaría relegada a parecerse al hombre para sentirse en igualdad y para que ellos las vean como sus iguales. A mi esto me recuerda a las típicas películas norteamericanas, cuando las mujeres entraban por primera vez en la historia en el ejército, un mundo tradicionalmente varonil, y las pobres se auto presionaban para parecer “mas hombres” y así poder sentirse entre iguales con los hombres, en vez de buscar ser ellas mismas y que eso no afectase al respeto.
Yo no quiero ese tipo de igualdad para las mujeres en donde solo aspiran a parecerse a los hombres para sentirse valoradas y respetadas.
Es evidente que las mujeres deben de tener derechos reconocidos al igual que los hombres faltaría mas. Pero esos derechos no deberían reconocérselos en tanto en cuanto puedan o no conseguir lo mismo que los hombres, si no por el mero hecho de ser seres humanos también. Y se debería aparte, tener en cuenta en esos derechos las particularidades de cada género, tanto físicas como mentales. Por ejemplo, es evidente que la mujer tiene que tener derecho a la lactancia, pero por querer buscar la igualdad, seria ridículo reconocer ese derecho al hombre.
Las mujeres en mi opinión deben empoderarse, y esto no significa buscar la igualdad, sino construir su propio camino, su propia cultura y su propia sensibilidad. Esta nueva cultura y visión, cambiaría la cultura dominante patriarcal porque aportaría nuevos datos y experiencias a esta cultura tan varonil permitiendo así que, dichos datos extras, ayudaran a fomentar una mayor sensibilidad y respeto a lo diferente en las nuevas generaciones y en el que no usarían la igualdad como arma para eliminar las diferencias entre hombres y mujeres. El problema que tengo con la igualdad es que no la considero objetiva ni neutral. Es como si en un Barça – Madrid, acepto que arbitre alguien cercano al Madrid siendo yo jugador del Barça.
La mujer debe construirse como sujeto libre e independiente al hombre y no en un concepto de igualdad que pudiera subalternarla.